Separador
II Congreso Internacional AE-IC Málaga 2010: Comunicación y desarrollo en la era digital
Separador
 
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
Separador
 
Comunicaciones y ponencias completas
Teorías y métodos de investigación en comunicación
< volver
Separador
Enllaç Revisión de Modelos teóricos de la comunicación: homenajes y crítica de autores de referencia y/o de escuelas epistemológicas
Miércoles, 3 de febrero de 2010 | 12h00 | Aula 5
Modera: Carlos Lozano Ascencio
Separador
Enllaç Marta-Rizo García-
Separador Separador
Separador Alfred Schütz y la teoría de la comunicación.-Aportes de la sociología fenomenológica a la conceptualización de la comunicación y la interacción social.
  Separador
Separador >>> DESCARGAR PONENCIA COMPLETA
  Separador
  Los antecedentes de esta ponencia se encuentran en el trabajo de revisión de la Sociología Fenomenológica como fuente científica histórica de la Ciencia de la Comunicación. El propósito principal del trabajo es revisar las aportaciones de Alfred Schütz -principal representante de la sociología fenomenológica o fenomenología social- a la teoría de la comunicación, concretamente a lo relacionado con la comunicación interpersonal y la interacción social. La metodología seguida se sustenta en la investigación documental enmarcada en la historiografía de la ciencia de la comunicación, esto es, en la revisión de las genealogías que históricamente han contribuido, de forma reconocida o no, a la construcción del pensamiento en comunicación. En un primer momento se presenta la propuesta socio-fenomenológica de Alfred Schütz, sus conceptos, juicios y aportaciones básicas. Posteriormente, se establecen vínculos entre esta corriente y los fenómenos comunicativos interpersonales. Los conceptos centrales que guían el trabajo son los siguientes: comunicación, interacción, sujeto, intersubjetividad, mundo de la vida, teoría de la comunicación y comunicología. El enfoque adoptado parte de la necesaria reconstrucción del pensamiento en comunicación, que sin duda, pasa por el reconocimiento de varias disciplinas y enfoques. En este caso, el centro de atención radica en la sociología fenomenológica, una corriente en cierta forma olvidada en la investigación en comunicación, por el predominio de los trabajos sobre los procesos de comunicación mediática. Se ha elegido a Alfred Schütz por sus notables aportaciones al estudio de la vida cotidiana, y sobre todo, por la importancia que otorga a la interacción en la construcción del sentido por parte de los sujetos. Así entonces, la investigación sobre los procesos de comunicación en la vida cotidiana puede enriquecerse con las aportaciones de la sociología fenomenológica. En este trabajo se presentan algunas vetas de reflexión para este enriquecimiento. Los resultados alcanzados en esta investigación de corte teórico-conceptual, e historiográfico, permiten reconocer importantes aportes del autor trabajado a la conceptualización de la comunicación, en su dimensión interpersonal. Y de este modo, permiten ampliar el espacio de posibilidades del campo de las teorías de la comunicación, a menudo excesivamente centradas en la comunicación mediática.
  Separador
Enllaç Leonarda-García Jiménez-
Separador Separador
Separador La comunicación como acción crítica y ritualística:-Algunas pautas para la investigación en la era digital -o de Platón a Habermas y vuelta a empezar-
  Separador
Separador >>> DESCARGAR PONENCIA COMPLETA
  Separador
  En la contemporaneidad, las tecnologías del espíritu dan forma al orden social, produciendo nuevas interacciones, formas lingüísticas, sistemas conceptuales y, en general, articulando una nueva estructura de las relaciones sociales. En este contexto histórico, ¿cuál podría ser una concepción del fenómeno comunicativo valedera para el análisis del hombre y el mundo desde la comunicología?

Hoy en día, debido a la naturaleza ontológica de las tecnologías del espíritu, a las consecuencias del giro lingüístico y al auge de nuevos movimientos y prácticas sociales, la comunicación debe ser concebida como acción crítica y ritualístico-simbólica, en un momento en el que, precisamente por todo lo anterior, parece poco viable seguir hablando de comunicación en un sentido materialista-cuantitativo. Estas son las dos grandes aproximaciones al fenómeno que los estudiosos de nuestro campo han manejado a lo largo del último siglo: la comunicación como ritual simbólico (fenomenología sociocultural), frente a la misma como transmisión (positivismo funcionalista).

Teniendo en cuenta estas premisas, el objeto de estudio del presente trabajo será doble: en primer lugar, se planteará desde una perspectiva histórica el origen filosófico y comunicológico de ambas visiones para, en segundo lugar, exponer los rasgos del modelo ritualísitco- simbólico y defender la mayor idoneidad del mismo para analizar el momento cultural contemporáneo. Dicho modelo, junto a la crítica del discurso, presenta unas potencialidades normativas y de regeneración del espíritu democrático difícilmente encontradas en la concepción materialista de la comunicación.

Para desarrollar este doble objeto de estudio, utilizaré una aproximación metodológica de carácter histórico y conceptual.

En primer lugar, mediante la aproximación histórica esbozaré los antecedentes de la división epistemológica que ha caracterizado a la comunicología a lo largo del último siglo entre los investigadores funcionalistas-positivistas y críticos-interpretativos. En este sentido, podría decirse que estas dos visiones tienen sus raíces en las concepciones filosóficas sobre el cuerpo y el alma del dualismo platónico y la corporalidad aristotélica. La impronta de ambas concepciones pervive hasta el movimiento de la Ilustración, donde a través de las figuras de Descartes y Vico puede observarse con mayor claridad las dos concepciones alternativas acerca del conocimiento del mundo (positivista y fenomenológica).

Ya en el siglo XX y centrados específicamente en la comunicología, se hicieron eco de la perspectiva positivista la Mass Communication Research, la Teoría Matemática de la Información y la cibernética, entre otras. Con respecto a la visión fenomenológica, algunas de las corrientes representativas de la misma son la Escuela de Chicago, el interaccionismo simbólico o el construccionismo.

En segundo lugar, mediante la revisión teórica desarrollaré la comunicación como acción crítica y ritualística, propuesta que se fundamenta en los supuestos culturalistas planteados por James W. Carey y los críticos de Jürgen Habermas. De esta forma, hoy en día las posibilidades normativas de la propuesta habermasiana y el predominio de la perspectiva interpretativa se presentan como dos de las aportaciones teóricas clave para el análisis comunicológico en la era digital.


  Separador
Enllaç Luiz-Peres Neto-
Separador Separador
Separador La construcción del campo de la comunicación: uniformidad y disparidad teórica-
  Separador
Separador >>> DESCARGAR PONENCIA COMPLETA
  Separador
  1.Antecedentes
En los ultimos vinte años, la investigación en comunicación se ha consolidado como un área del saber de las ciencias sociales. Igualmente, la notable proliferación de las universidades e instituciones dedicadas a la enseñanza de la comunicación refuerzan el papel del saber comunicacional en la sociedad actual. No obstante, las ciencias de la comunicación - y particularmente las “teorías de la comunicación” - nacieron con un discurso epistemológico de interdisciplinariedad. Pese a ello, paradójicamente, en la dirección contraria a lo que sería la consolidación de un campo científico, algunos estudios realizados en países como Brasil o Portugal revelan una gran disparidad en torno a los objetos, escuelas, modelos y teorías definidoras del campo de la comunicación. Ante este escenario, ¿encontraríamos también en la literatura de las ciencias de la comunicación española la misma disparidad?

2.Objeto
A partir de la sociología de Bourdieu, tomamos el campo de la comunicación en España como campo científico y analizamos la existencia de consensos o disensos entre los teóricos de la comunicación en cuanto a los límites de dicho campo, de cuál(es) es(son) su(s) objeto(s) legítimo(s) y de la autonomía de este campo ante a las demás ramas de las ciencias sociales. Por ello, centramos nuestros esfuerzos en sistemalizar los consensos construidos en cuanto a escuelas, modelos y autores catalogados como parte de las “teorías de la comunicación” en la literatura científica autorizada, publicada por autores españoles.

3.Metodología
En la búsqueda de respuestas a la pregunta central de nuestra investigación, el presente estudio emplea, en una primera etapa, el análisis bibliométrico (Vassallo Lópes 2000) a fin de revisar las obras publicadas, en España, desde 1987, por autores españoles, sobre las “teorías de la comunicación”. Una vez reunidos los datos, en un segundo momento, elaboramos un análisis cualitativo a fin de comparar las coincidencias y disparidades presentadas en las obras como parte de la doctrina legítima del campo de la comunicación.

4.Resultados
En la selección de obras analizadas, algunos de los resultados preliminares obtenidos apuntan para una coincidencia de apenas 25% sobre teorías, autores y modelos considerados como parte esencial de las “teorias de la comunicación”, lo que desemboca en un doble problema. Por un lado, la indefinición teórica del objeto del campo y, de otro, la contrucción de una epistemología fragmentaria.

  Separador
Enllaç Angel-Acosta Romero-
Separador Separador
Separador La Comunicación, ¿Bisagra Epistemológica?-De nuevo sobre el estatuto epistemológico de la Teoría de la Comunicación.
  Separador
Separador >>> DESCARGAR PONENCIA COMPLETA
  Separador
  1. ANTECEDENTES
Desde que hicieran su aparición en el panorama académico, las tradicionalmente llamadas Ciencias de la información y la comunicación no han dejado de plantearse, con mayor o menor intensidad, su fundamentación epistemológica (normalmente ligada al objeto material de estudio, es decir, la comunicación), y su lugar en el universo general de la ciencia.
2. OBJETO
Si a lo anterior, propio por lo demás de cualquier disciplina naciente, le añadimos que “lo comunicativo”, en sentido amplio, se ha convertido a lo largo de los últimos decenios, en una especie de “paradigma” compartible por disciplinas tradicionalmente separadas, tanto en el campo de lo físico-natural como en el terreno de lo humano y lo social, podemos comprender que la polémica sobre el estatuto epistemológico de la Teoría de la comunicación no sólo no ha decaido sino que se ha replanteado, en parte también, por los avances técnicos ligados a la información y la comunicación. Por otro lado, la epistemología contemporánea ha roto en gran medida el molde de las disciplinas científicas tal y como se configuraron en la modernidad histórica occidental, acentuando la idea de "complejidad" (lo inseparable aunque distinguible) en cualquier ámbito de la realidad.
3. METODOLOGÍA
Conviene pues una revisión crítica de la polémica epistemológica sobre el estatuto científico de la Teoría de la comunicación a la luz de los nuevos paradigmas emergentes, en concreto, del paradigma de la complejidad (E. Morin), que exige la rearticulación epistemológica no sólo de disciplinas cercanas sino de todo el campo del saber contemporáneo.
4. RESULTADOS
La posibilidad de que la comunicación, como objeto de estudio, se convierta en una "bisagra", un hilo rearticulador de intereses y estudios antes separados y que pueden ayudar a comprender la complejidad constitutiva de los procesos físicos, biológicos y antroposociológicos.
  Separador
Enllaç Ana-Fernández Viso-
Separador Separador
Separador Cincuenta años de investigación en Comunicación para el Desarrollo: Disputas conceptuales y metodológicas. -
  Separador
Separador
  Separador
  En los años que siguieron al final de la II Guerra Mundial África, Asia y América Latina fueron oficialmente declaradas “subdesarrolladas”, en relación a otras áreas del planeta “ya desarrolladas”, y necesitadas, por ello, de ayuda para desarrollarse (Escobar,1998). Parecía lógico que quienes iban adelantados en la senda del progreso mostrasen el camino a los rezagados, que no podía ser otro que la réplica de su trayectoria histórica. Así, de la noche a la mañana un tercio del mundo se propuso transformar a las otras dos terceras partes con ayuda de su ciencia y de la planificación, mediante la ingeniería social. Nacía la cruzada de la comunidad internacional por el desarrollo, un fenómeno que no sólo moviliza las esperanzas de millones de personas, sino también importantes recursos financieros y de poder (Rist, 2002).

El campo científico de la comunicación se dispuso a contribuir a esta causa, inicialmente, desde un enfoque funcionalista, valorativo, normativo y prescriptivo, instrumentalizando el conocimiento sobre la comunicación producido en los ámbitos académicos de los países desarrollados para ponerlo al servicio de las definiciones dominantes del desarrollo, provenientes, también, de los mismos centros de poder simbólico, al decir de Bourdieu. Se acuñó de este modo la etiqueta de “Comunicación para el Desarrollo”, que hoy, medio siglo después, abarca una amplia diversidad, casi antagónica, de teorías, estrategias y prácticas, sin que ninguna de ellas haya logrado concitar una aceptación unánime.

A pesar del intento por aproximar posturas que representó el Primer Congreso Mundial de Comunicación para el Desarrollo, celebrado en 2006 en Roma, constatamos que entre quienes han reflexionado en torno al rol de la comunicación en los procesos de desarrollo no hay acuerdo sobre cómo definir esta articulación, cómo concebirla, cómo estudiarla, cómo potenciarla y, si es que resulta posible hacerlo, cómo evaluarla. Ni siquiera parece haber acuerdo sobre si este desacuerdo tiene importancia, a la vista de la persistente aparición de discursos monológicos y prescriptivos sobre la relación entre la comunicación y el desarrollo.

Sostenemos con Bourdieu (2000) que todo campo es un campo de fuerzas y un campo de luchas por transformar ese campo de fuerzas y entendemos, por ello, que las disputas conceptuales y metodológicos sobre la articulación entre comunicación y desarrollo se inscriben en el marco más amplio de estas luchas. Proponemos abordar el desafío de pensar la dificultad conceptual y metodológica del estudio de esa relación desde una aproximación a la historia de la Comunicación para el Desarrollo, efectuada con el recurso al método genealógico planteado por Michel Foucault como instrumento de análisis del origen y desarrollo de las formas de saber y de poder.

Siguiendo a este autor, los discursos deben ser tratados como prácticas discontinuas que se cruzan, a veces se yuxtaponen, pero que también se ignoran o se excluyen. En este sentido, entendemos que la impugnación de los significados y prácticas dominantes es igualmente constitutiva del discurso de la Comunicación para el Desarrollo (Sosale, 2008), donde, además, confluyen los discursos del desarrollo y de la comunicación, también sujetos, a su vez, a amplios cuestionamientos.

  Separador
 
Separador
II Congreso Internacional AE-IC Málaga 2010: Comunicación y desarrollo en la era digital
Separador
II Congreso Internacional AE-IC Málaga 2010 "Comunicación y desarrollo en la era digital"
Málaga, 3, 4 y 5 de febrero de 2010
ae-ic.org | info@ae-ic.org
ISBN 978-84-614-2818-2
Separador